lunes, 22 de octubre de 2012

Help is on the way (They said, they said)

Yo no es por desmerecer a los políticos patrios, que lo hacen muy bien
ellos solos, pero las elecciones que me apetecen son éstas
Día de resaca electoral... que ha dejado indiferente a los mercados. Hay distintas lecturas de los resultados, muchas en clave económica. El PP lo considera un apoyo a su política de austeridad y subida de impuestos, el PSOE advierte que el independentismo no es la solución a los problemas. Y Soledad Pellón, de IG Markets, cree que el auge nacionalista puede tener consecuencias en las condiciones del rescate. Lo explicaba hoy en Buenos días Intereconomía.
"Es como si un matrimonio que se va a divorciar va al banco a pedir una hipoteca: el banco se lo va a poner difícil porque no se fía. Pues eso mismo pasa con España". 

¿Será verdad?
Fuera de eso, el mercado pasa de las elecciones. Lo que descuenta es, precisamente, el rescate, que se ve cada día más cercano. Morgan Stanley lo ve para después de las elecciones catalanas. Y como la subida del IVA llego después de las elecciones andaluzas, ahora que Galicia y País Vasco han votado se esperan novedades... esta vez en forma de rescate. 

¿Qué dicen los expertos? Alvaro Blasco, de ATL Capital, lo considera inevitable por mucho que nos estemos resistiendo. Y para Jose Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citi, cree que es conveniente pedir la "asistencia financiera", que no un rescate, porque no podemos vivir de las amenazas. 

El déficit que (de momento)
no se trata con Ritalín
Y con las cosas así, Europa pone el déficit español al nivel del de Grecia. El Eurostat, ha revisado al alza el déficit público de España de 2011... desde el 8,5%  hasta el 9,4% del PIB. Impulsado por las ayudas a la banca, estamos al mismo nivel que Grecia.

Un día me meto a explicar estos conceptos que a muchos les hacen perderse, pero hoy aparco las estadísticas macro y entramos en la economía real: según el Instituto Nacional de Estadística, la mitad de las familias españolas no se han podido permitir ir de vacaciones ni una semana al año. Lo de las vacaciones es secundario, claro, pero es que hay más: una de cada tres no llega a fin de mes, dos de cada tres no pueden ahorrar ni un duro y cuatro de cada diez no tiene colchón para afrontar gastos imprevistos. Son cifras récord que reflejan una realidad: el 21,1 % de la población española se encuentra por debajo del umbral de pobreza

Un 21,1% de españoles en riesgo de pobreza,
pero AÚN no buscando en contenedores
Al menos el nivel de vida de los mayores de 65 años permanece estable, eso sí con la amenaza de los recortes a las pensiones planeando sobre sus cabezas. En cuanto a los jóvenes, hay 1.643.928 de españoles entre 15 y 29 años que ni estudia ni trabaja. Son los ni-nis, que ya son el 21,1% de la población española. Un informe de la Comisión Europea asegura que cuestan más de 15.735 millones de euros anuales, es decir, el 1,47% del PIB. La media europea está en el 1,2%.

Gandía Shore, o la paradoja de los ni-nis con trabajo
En análisis Eurofound alerta de las consecuencias que esto va a tener (aislamiento, marginalidad, desconfianza en la sociedad). El término "ni-ni" no distingue entre los que están así por elección propia y los que no tienen más remedio, pero la agencia europea especializada en condiciones de vida y trabajo cree que, desde el punto de vista económico, los jóvenes que ni estudian ni trabajan un "desperdicio de potencial, talento y y habilidades". 

Y no están las cosas para despilfarrar.

¿Cómo se arregla una situación como ésta (los ni-nis disparados) cuando no sólo no piensas aumentar el gasto en educación sino que te iría más que bien reducirlo? ¿Como siempre se ha hecho, es decir, mandándoles a ocupar Flandes, quizá?

4 comentarios:

Efe Morningstar dijo...

Lo de los ninis tiene una solución trivial: que se deje de premiar (siquiera marginalmente) la procreación conejil. Si no hay trabajo qué sentido tiene seguir fabricando gente. ¡Tenemos un excedente de producción de humanos!

¡Y muchos vienen con taras! (Sí, exacto, los de Gandía Shore y sus rendidos admiradores).

Belén García Francoy dijo...

No sé, Efe, no creo que la base del problema esté en "la procreación conejil". Lo malo es cuando, después de traer a alguien al mundo, se le deja a su suerte. Cuando se le educa MAL o simplemente no se le educa.

No sé si los conejos enseñan a sus crías cuáles son las plantas más ricas, no me van los documentales sobre herbívoros, pero las leonas al menos enseñan a sus crías a cazar.

Efe Morningstar dijo...

No es ésa la cuestión. Hay menos paro entre la gente más formada porque tienen más posibilidades que quienes no tienen ninguna educación... Pero imagina ahora que todos esos ninis fuesen unos buenos chicos con grados y másteres diversos, ¿es que iban a tener trabajo de golpe? Pues no, simplemente serían parados con un título.

Siempre podrían emigrar a Alemania, Suecia o EEUU, pongamos, pero aquí seguiría habiendo el mismo problema de base: se producirían más trabajadores de los que puede absorber el mercado nacional.

Esto con los tercios no pasaba, claro, pero es que Flandes ya no es lo que era.

Belén García Francoy dijo...

Disiento (en parte): no es lo mismo joven desempleado que ni-ni, y "formación" no significa únicamente "título universitario". Lo importante es tener un oficio, saber hacer algo bien, ya sea operar el cerebro, fabricar cohetes, dar las noticias o arreglar las cañerías.