jueves, 12 de julio de 2012

La curiosidad de la periodista española

Muerde el polvo, maldito ayuntamiento
Las administraciones locales están en el punto de mira. En Italia Mario Monti ha decidido recortar la administración pública del país: bajas o jubilaciones para un 10% de los más de tres millones de funcionarios, cierre de 37 tribunales, eliminación de 18.000 camas de hospital... y reducción a la mitad del número de provincias, que pasarán de  110 a 50, si el Parlamento lo aprueba, para ahorrar 26.000 millones de euros en tres años. 

Las 100.000 provincias de Italia (RIP)
Monti dice que así se evita tener que subir el IVA del 21 al 23%. En España nos lo suben hasta ponerlo al nivel de Italia y deciden no compartirlo con las comunidades autónomas: será el Gobierno central quien se quede con el aumento por la recaudación de la subida del IVA. Polémica también en cuanto a la ampliación de plazo otorgada por Bruselas, que no se comparte: a pesar de tener un año extra para cumplir con el objetivo de déficit, el Gobierno sigue firme en que las CCAA tienen que cumplir los plazos anteriores. 

El mapa de España de las ciscunscripciones
Nosotros estamos simplemente intentando reducir el gasto, pero... ¿lo que ha decidido Italia se puede hacer aquí? ¿se ahorraría tanto? ¿para qué sirven las provincias? Pablo Iglesias Turrión, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid, nos ha contado un par de cosas interesantes. La primera, que el marco institucional español permite cualquier cosa, como bien descubrió el jurista persa (aquí el ensayo de Pedro Cruz Villalón).

La Constitución permite casi cualquier cosa -desde un estado federal a un referéndum de autodeterminación-, pero el problema está en la práctica. "¿Para qué sirven las provincias? Sobre todo para el sistema electoral. Las provincias son las circunscripciones, y se organizaron así para evitar que ganara la izquierda. Es prácticamente imposible imaginar que el PP lo vaya a cambiar, y muy difícil que lo haga el PSOE"

Tampoco tiene muy claro el joven profesor que fuera a servir de mucho como medida de ahorro. Ésta es la segunda: "Se ha puesto de moda decir que hay que recortar concejales y ayuntamientos, hasta Esperanza Aguirre habló de suprimir las CCAA. Lo que realmente sale caro es rescatar bancos, perdonar a los defraudadores y pagar el sueldo de los banqueros. Funciona mejor perseguir a los ladrones y proteger a las familias, que debatir si se debe adelgazar o no la estructura institucional del Estado". Voy a intentar traerlo a alguna tertulia a ver si se pega (dialécticamente, of course) con los liberales.

No hay comentarios: