jueves, 19 de julio de 2012

El deporte suda tinta con la crisis

Hacedme caso: NO BUSQUÉIS "sexi" en google imágenes
(a no ser que os gusten las señoritas ligeras de ropa)
¿No estáis un poco hartos de recortes, IVAs, moscosos y políticos explicándolos? Yo un poco. 

Me da que otro post contándoos que el Congreso ha convalidado el decreto de los recortes (o de las reformas o de los ajustes), que sus señorías tenían la responsabilidad de convalidar, o no, los últimos recortes económicos propuestos por el Gobierno, que Cristóbal Montoro aseguraba que no hay más remedio, que es la única salida, que estamos en una situación excepcional y que en las situaciones excepcionales los derechos pasan a segunda fila, que Alfredo Pérez Rubalcaba le contestaba que el panorama que deja es dramático, y que Mariano Rajoy se perdió el pleno y llegó justo a votar no os va a parecer nada sexi. Así que hoy vamos a hablar de deporte. 

Yo soy fan de los deportes minoritarios y monos (voleibol, patinaje, gimnasia rítmica, esas cosas que vuelven locas a las masas), pero tengo padre y amigos, así que más o menos sigo la actualidad de las cosas deportivas. Por eso me ha dado mucha penita enterarme de que el San Antonio renuncia a jugar la próxima temporada en la Liga Asobal. El presidente del equipo navarro, Doroteo Vicente, ha anunciado que no consiguen encontrar patrocinador para un equipo que ha ganado de todo (ligas Asobal, europeos, Copas de Europa, Recopas, Copas del Rey, Supercopas...) aunque los problemas económicos ya llevaban un tiempo afectando su rendimiento. 

Una cosa es la Selección, otra el baloncesto español
Nadie se libra de la crisis, y en el deporte se llevan la peor parte los menos populares. En baloncesto les ha pasado al Menorca Bàsquet y al CB Canarias, que acababan de ganar el ascenso a la Liga Endesa y no pueden por motivos económicos. Así que, por un lado, uno de los que descendía, el Estudiantes, se queda en la primera liga. El otro, el  Valladolid, no ha tenido tanta suerte, ya que no cumple con las normas económicas. El Valladolid debe 800.000 euros, 190.000 al fondo de garantía salarial y 600.000 euros a los jugadores, y la ABC exige no tener cantidades pendientes de restitución al FOGASA de la liga. El año que viene, la principal liga de baloncesto de España se reduce de 18 a 16 equipos, y la segunda mejor de 18 a 14.

Esto y que muchos jugadores se están largando a Turquía o a Rusia, donde se pueden pagar fichas de millonarias cuando aquí a veces no se pueden ni pagar las modestas, enturbia la imagen de un deporte que debería brillar con los triunfos de la Selección y el gran número de jugadores que compiten en la mejor liga del mundo, la NBA.

En fútbol es distinto, porque los impuestos del salario de los futbolistas los paga el club, así que ahí somos un país competitivo. Otro tema son las cuentas de los clubes, con sus deudas y sus retrasos con Hacienda. Pero dejemos por un momento el tema nacional y hablemos de un bombazo informativo al otro lado de los Pirineos: el ministro de Hacienda francés, ha hablado de fútbol.



Jerome Cahuzac, ministro de Hacienda (o de Presupuestos, lo que sea) de Francia, ha dicho que el sueldo del nuevo jugador del Paris Saint-Germain, Zlatan Ibrahimovic, unos humildes 15 millones de euros son "indecentes". Que, cuando ahora mismo hay millones de personas que hacen esfuerzos para ahorrar, con el mundo atravesando las consecuencias de la crisis financiera y los clubes, en especial en el sur de Europa, cada vez más endeudados, le parece mal que se pague esa pasta a un sólo jugador, por muy bueno que sea.

Yo soy del Madrid porque en mi familia
o eres del Madrid o duermes con los perros.
Y por Xabi Alonso
Mi becaria Elena Martín Gilí (que además de lista y supereficaz es un pibón pelirrojo) nos recuerda que Cristiano Ronaldo le costó al Real Madrid 94 millones de euros, y Kaká 65. Que el Barcelona se dejó 40 millones comprando a David Villa y que el total de la deuda de la liga española son 5.000 millones de euros. Pero aquí los políticos no dicen nada. José María Gay, profesor de Economía de la Universidad de Barcelona, dice que es que la mayoría de políticos españoles son o del Madrid o del Barça, y para protestar por la situación habría que ser de otro equipo. 

En Francia no. 

Aquí, mientras, tenemos la liga con más equipos en concurso de acreedores, con unas deudas monumentales con Hacienda y la Seguridad Social y con los jugadores exentos de pagar impuestos.

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y que el presidente del Paris Saint-Germain es el jeque Nasser Al-Khelaifi, José María Gay me ha estado contando los casos de incursiones de jeques en el fútbol español. Ninguno de los casos (el Racing, en concurso de acreedores y a la espera de una resolución judicial, el Málaga, comprado por un jeque que fichó a estrellas y ahora está denunciado por impago, el Getafe, estafado -o intentado estafar- por un grupo que luego fue detenido por Mossos d´Escuadra) ha sido especialmente positivo. O no tenían ni idea de fútbol, o no tenían tanto dinero como parecía, o no eran jeques.

Conclusión de José María Gay: "A cualquier cosa le llamamos jeque."

4 comentarios:

Cigi dijo...

No busques sexi en google, mejor en youtube: http://www.youtube.com/watch?v=FZVzbiVvmaY

Belén García Francoy dijo...

Cigi, me ENCANTA el link. No lo había visto, ¡mil gracias!

Cigi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cigi dijo...

Lo he descubierto tras leer tu post, me ha entrado curiosidad por saber qué había sido del incombustible crack del voley español y culpable de mi afición esporádica a este deporte.
Todavía estoy en estado de shock...¿será tan perfecto como parece?