jueves, 5 de julio de 2012

Bancos centrales y otros dioses

China, otro rollo
Los bancos centrales toman medidas para reactivar la economía. China ha bajado los tipos de interés por segunda vez en un mes, preocupado por la ralentización que sufre la segunda economía del mundo desde principios de año. Sigue creciendo, sí, un 8,1%, pero esto es el ritmo más débil desde hace 13 años... y el Banco central chino se preocupa y baja el precio del dinero al 6%. 

Inglaterra, molando más que nadie desde el Neolítico
En el Reino Unido siguen con las políticas de estímulo, y el Banco de Inglaterra anuncia que va a comprar otros 50.000 millones de libras en deuda pública, de forma que sube el importe de su programa de recompra de hasta los 375.000 millones de libras (que son 467.000 millones de euros). En cuanto a los tipos, los mantiene igual que marzo de 2009, en el 0,50%.

Europa... bueno, Europa tiene su aquel
Y el BCE rebaja los tipos de interés 0,25 puntos hasta un mínimo histórico: el 0,75%. Un gran paso para el Banco Central Europeo, pero quizá uno demasiado pequeño para la economía comunitaria... que necesita más. José García Solanes, catedrático de Economía de la Universidad de Murcia, decía en Cierre de Mercados que el BCE es el menos expansionista de los grandes bancos centrales, ya sea porque Alemania no le deja hacer más o por algún otro motivo.

Así que el BCE rebaja los tipos, por primera vez en sus 12 años como gestor, por debajo del 1%. La Eurozona lleva cuatro años de crisis y el regulador ha decidido que todos los países que la componen necesitan un empujón, que por primera vez ven que la debilidad del crecimiento afecta a toda la zona. Lo decía Mario Draghi, el Presidente del BCE.


Claro que si el problema es la falta de crédito (e Ignacio Cantos, director de ATL Capital, decía también en Business TV que lo es, y que tipos un poco más bajos sin crédito no sirven de nada), algo más hay que hacer.

El guardián del euro, el BCE, está de acuerdo en que hay que reactivar el crédito... y ha dado un paso: rebajar la rentabilidad de la facilidad de depósito (es decir, el precio que paga a los bancos por guardarles su excedente de liquidez) del 0,25% a cero. A partir del 11 de julio el BCE deja de pagar un 0,25% por los depósitos de la banca... con la intención de que los bancos opten por reactivar el crédito, por poner en circulación ese dinero que por fin llegaría a la economía real. Ésa, al menos, es la idea... aunque algunos, como García Solanes, están escépticos, porque ya se ha intentado más veces sin resultados.

La facilidad de depósito es un tipo de cuenta que los bancos centrales tienen para todos los bancos, donde estos bancos van depositando dinero como forma de regularizar los excesos puntuales de liquidez... pero que últimamente ha pasado a ser casi una caja fuerte donde tener fondos a buen recaudo. Si no da beneficios, ya no resultará tan atractivo tener ahí esos 800.000 millones. Que se dice pronto.

Si esto no funciona, siempre se puede hacer como el Banco de Dinamarca, que ha bajado esa rentabilidad al 0,2%, es decir, que va a cobrar a los bancos que guarden sus depósitos en su "caja fuerte".

Haciendo algo superintenso, seguro, como
intentar librarse de la cárcel o escapar de sicarios o algo
El Banco Central chino, el Banco de Inglaterra y el BCE. Y como no hay 3 sin 4, también el Banco de Dinamarca. Nuevos empujones a la economía, ¿coordinados? Podrían serlo, con las autoridades monetarias en Europa y en China anunciando a la vez medidas para frenar la desaceleración. Draghi decía que "nada fuera del normal intercambio de idas sobre el estado de la economía, del ciclo empresarial y de la demanda global". Mmmm... ¿en que andará Julian Assange últimamente?

Y ahora, como yo también quiero molar, aunque no enga a cuento voy a hablar del descubrimiento científico del momento, del bosón de Higgs. Pero sin hablar de física, eso sí, que no es lo mío: yo hablo de dinero (honey). 


No sé si me molan más las infografías o los medios que titulan
"Fotografiado el bosón de Higgs"
El bosón de Higgs se conoce como la partícula de Dios, por un recorte. Un recorte en su nombre, porque los autores del libro que la hizo célebre quisieron titularlo "the goddam particle", "la puñetera partícula", por lo escurridiza que resultaba para los investigadores, pero al editor le pareció muy fuerte para un libro de física y recortó el nombre... que se quedó en "the god particle", "la partícula de dios".

Desde mi punto de vista de periodista y filóloga
me parece un cacharro superépico y molón (a la par que carísimo)
Los recortes también son los causantes de que el bosón de Higgs se haya descubierto en Europa, en el Gran Colisionador de Hadrones de Ginebra, el acelerador de partículas más grande del mundo, que ha costado 10.000 millones de dólares. La búsqueda lleva en marcha casi 50 años, y en los 80 un grupo de físicos estadounidenses estaban desarrollando en Texas un acelerador tres veces más potente que el europeo... pero un recorte del Congreso dejó el proyecto sin fondos... y a algún premio nobel sin proyecto.

El físico teórico en su hábitat natural
El físico Stephen Hawking no tiene el Premio Nobel de Física, pero cree que Peter Higgs, nacido en Inglaterra en 1929 y padre de la teoría que predecía la existencia del bosón que lleva su nombre, debería ganarlo. Eso sí, si se lo dan sería un premio recortado, porque la austeridad ha llegado también a la Fundación Nobel y la dotación de los seis premios -de Medicina, Física, Química, Literatura, Economía y de la Paz-, van a bajar un 20%, de los 10 millones de coronas suecas (1,1 millones de euros) a los ocho millones (876.785 euros).

También pierde dinero Stephen Hawking, aunque menos: 100 dólares. Eso apostó el teórico de los agujeros negros a que el Bosón de Higgs nunca sería descubierto.


No parece que le moleste tener que pagar la deuda. 

No hay comentarios: