viernes, 8 de junio de 2012

Si "crisis" significa "oportunidad", "Internet" más

Yo soy una chica Chrome. ¿Y tú de quién eres?

Lo que no está en Internet, no existe. Lo sabes tú, lo sabe mi madre, lo sabemos los periodistas, lo saben las marcas. Ya hace tiempo que lo saben, sí, aunque desde la revolución de las redes sociales se ha convertido en el primer mandamiento. No a todas se les ha dado igual de bien, pero lo saben y lo intentan. 

En plena crisis, Internet significa oportunidad. Oportunidad para anunciarte en un nuevo medio, posibilidad de establecer vínculos más directos con tus clientes, potencial para vender más. Internet está muy implantado en los hogares y en los móviles, pagar da menos miedo, la oferta se ha ampliado -especialmente en el segmento low cost- y la gente se lanza a comprar en la Red pese a la crisis.

Esto de aquí arriba ha hecho feliz a TANTA gente...
El comercio electrónico ha pasado a convertirse en una amenaza para el sector minorista tradicional, y hasta los grandes como Wal-Mart están notando un preocupante flujo de clientes hacia las tiendas online... más baratas. Uno de los últimos gigantes en dar el salto ha sido Inditex, que abrió su tienda online en 2011 y ya obtiene alrededor del 5% de su facturación de las ventas on-line, aproximadamente 743 millones de euros en el ejercicio 2011-2012.

El sector que afecta a la casa madre de Zara, el de la moda, es de los que más ha crecido según la consultora DBK. La facturación de 2011 en España fue un 45% mayor que en 2010 y casi cinco veces más que en 2008. El 55% de los usuarios de Internet compra online, y según datos de la CMT la facturación del comercio electrónico en España alcanzó en 2011 los 9.000 millones de euros, un 25% más que el año anterior. Según un estudio de Google, el comercio electrónico supone más del 20% de la facturación para el 31% de las pequeñas y medianas empresas españolas activas en Internet. Y el 43% asegura que sus beneficios han aumentado por este motivo.  ¿Y quién quiere dejar pasar una oportunidad así?

Soy muy muy muy fan de Amazon. Creo que
deberían darme acciones. Sin exagerar.

Nadie. El comprador por Internet tiene un perfil bastante atractivo: salario medio-alto, fundamentalmente hombres y con una edad que ronda de los 25 a los 45 años. Las marcas los quieren, y se gastan dinero en publicitarse en este medio... aunque algunos crean que aún hay que encontrar el modelo perfecto. General Motors, por ejemplo, ha anunciado que anunciarse en FB no rinde como debería para los 40 millones de dólares que la automovilística gastaba cada año en ese soporte... y que lo dejan. No son los únicos, aunque Sergi Herrero, director de Innovación de BNP Paribas en EEUU y mi conexión con Silicon Valley, cree que es cuestión de encontrar el modelo de publi adecuado para su producto y que volverán.

De momento retiran la publicidad de FB, sí, pero no se van del todo. Las redes sociales son un servicio de márketing y contacto con los consumidores muy eficaz, hasta el punto de que los bancos van migrando el customer service a twitter y algunas marcas como DELL han pasado a la red de microblogging su servicio post venta. 

Productos de temporada de Starbucks: frappuccinos
y patinazos irlandeses
Así que mejor acceso a los clientes (según ComScore, en España, la penetración de los smartphones llega ya al 51%, 18 millones de usuarios, dos tercios de los cuales visita las redes sociales desde el móvil a diario), potencial para establecer vínculos con ellos (aunque ojo, los clientes han empezado a esperar cosas con las que antes no contaban: rapidez -esperan una respuesta en 8 horas-, buena gestión de las crisis y transparencia) y una tienda abierta las 24 horas, 7 días a la semana y con puertas en todo el mundo (o sea, de propina la posibilidad de internacionalizarse de fora fácil y rápida, hasta en China, donde el potencial de crecimiento casi da vértigo

Cuando los tiempos se ponen difíciles, Internet es una nueva arma contra la crisis. Claro que también es posible cagarla, como McDonalds al que se le descontrolan los hashtags, como Kenneth Cole que hizo un Bisbal o como Starbucks que llamó británicos a sus seguidores irlandeses. Menos mal que son majetes...

No hay comentarios: