martes, 26 de junio de 2012

Hay una carta para Juncker

Tras la minicumbre del viernes parecía que Merkel, Hollande, Monti y Rajoy no podían dejar de hablar de crecimiento. Yo me puse contentísima por el cambio de discurso, por la decisión de dedicar el 1% del PIB a crear empleo y porque -como decía Hollande, quién lo iba a decir- las cosas han cambiado. Claro que tras escuchar a Rajoy me pregunto si él entiende por "crecimiento" lo mismo que Paul Krugman o que yo, o si simplemente va a ser la coartada para hacer un poco lo que le dé la gana.


(Todos directos al 2'34")

El presidente del Gobierno anuncia unas medidas inminentes que no concreta pero sí adelanta que van a ser difíciles. Molaría que dijera algo más, pero esto es lo que hay.

Pasa el corrector, que siempre hay un listo con un boli rojo
Lo que cada vez se concreta más es el rescate. Para empezar, la petición de ayuda ya es oficial. El ministro de economía mandó ayer una carta al presidente del Eurogrupo solicitando, en nombre del Gobierno de España, asistencia financiera para la recapitalización de las entidades que así lo requieran (es cita textual).

Significa que la "ayuda financiera", la "inyección de liquidez en condiciones favorables" o el "rescate", como cada uno prefiera llamarlo, están más cerca.

Sutil crítica a la capacidad redactora de De Guindos,
razón aquí
No significa que sepamos los detalles. Para eso habrá que esperar al Ecofin, al Eurogrupo y a la visita de la troika formada por la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo. Y a la firma del contrato definitivo. Entonces podremos conocer la cantidad final del préstamo, los intereses, el plazo y los requerimientos para la banca, que por cierto podrían afectar a todo el sistema financiero y no sólo a las entidades que acudan al rescate.

Del importe, por ejemplo, conocemos los límites: por arriba, el máximo que nos ofrecen son 100.000 millones de euros; por abajo, el mínimo depende de las cifras que han dado las consultoras que han auditado a los bancos. Para Oliver Wyman, entre 51.000 y 62.000 millones de euros. Para Roland Berger, 51.800 millones de euros.

Nuestros amigos los bancos en una compo
 tipo Tribu de los Brady pero en mal rollo
No me digas que prefieres a los bancos
Hoy a las 10 y media comparece el ministro de Economía en el Congreso de los Diputados. Luis de Guindos va a explicar la ayuda solicitada a Europa y posiblemente de algún detalle más de ese océano de cosas que no sabemos. Pero la suerte está echada, la carta está enviada... y Bruselas hace acuse de recibo vía comunicado.



A falta de la respuesta "oficial" -que llegará porque estas cosas son así-, el vicepresidente de la Comisión Europea (Olli Rehn, que no es el chico que habla sino el que firma lo que lee el chico que habla) ha hecho hincapié en que se vigilará "de cerca" el cumplimiento de los compromisos del Gobierno en otras áreas, como el ajuste del déficit y las reformas estructurales. Así que veremos si al final es verdad que sólo hay condiciones para los bancos, o si cuando Rajoy dice que vienen "medidas económicas difíciles" los tiros van por aquí.

Y ahora un final para los que disfrutan con las desgracias ajenas: Chipre, que asume la presidencia europea el próximo domingo, pide (también oficialmente) a la UE que le rescate. Como dijo ayer Marta Estarellas en el programa, una forma original de estrenarse presidiendo Europa.

2 comentarios:

Efe Morningstar dijo...

Vamos, que si fuésemos una comunidad de vecinos España sería el que acaba de quedarse en paro y ya no puede pagar la comunidad.

Chipre, claro, sería el moroso al que le toca presidir porque el critero de elección es por turno riguroso.

Y Alemania es el que nos tiene arrendados los pisos a la mitad de los vecinos.

Yo casi que prefiero tener un bungalow.

Belén García Francoy dijo...

Buena metáfora, pequeño Efe. Y yo una isla en Bora Bora...