lunes, 4 de junio de 2012

Dos razones (una tropical y otra menos) para viajar YA a Nueva York

¿Estás pensando viajar a EEUU? Igual conviene que te des prisa, porque si cae el euro te  puede salir mucho más caro.

Por poner un ejemplo, aunque también puedes
irte a Cleveland
Estoy escribiendo esto durante el fin de semana, así que igual me lo tengo que comer con patatas si los acontecimientos se precipitan antes del lunes y nos rescatan/nos vamos del euro, pero en fin. Hablemos del euro.

El euro está sufriendo ya, marcando estos días mínimos de dos años. Y si Grecia se va, ¿hasta dónde se puede irse nuestra todavía moneda? Una pregunta candente que se caliente aún más si vemos las previsiones que hacen los principales bancos de inversión sobre ese escenario recogidas por Reuters

Empezamos con Nomura, que además de ver la salida de Grecia como algo "más probable que posible" calcula que, en el caso de ser así, el euro bajará hasta el dólar con 15 centavos en la segunda mitad de 2012 mientras el dólar y el yen se benefician de las grandes tensiones que afectarán al mercado. JP Morgan, por su parte, calcula que la reintroducción del dracma haría que el euro cayera hasta 1,10 dólares con fugas masivas de capitales en la región, y que una salida caótica afectaría muy negativamente a la renta fija y al crédito. Morgan Stanley también cree que el euro perdería en su cambio frente al dólar si se rompe la eurozona, algo que ve más probable que antes: ha subido la probabilidad de un 25% al 35%. Los países con más riesgo de contagio son Italia, España, Portugal e Irlanda, y si es uno de los importantes el que cae podría arrastrar al euro a los 80 centavos de dólar.

Qué monos. Verás que bajón cuando tengamos
que pagar las cosas con latunes (latas de atún)
Nomura le da un 50% de probabilidades, Morgan Stanley un 35... y otros lo ven más cercano. Citi cree que el euro tiene entre un 50 y un 70% de probabilidades de romperse, ahí es nada. Eso sí, considera que el escenario sería manejable, aunque exigiría acciones agresivas para evitar el contagio: rebaja de tipos, relajación de las medidas de austeridad, garantías de depósito paneuropeas... 

La ruptura del Euro tendría consecuencias más allá de la moneda. Por ejemplo en la Bolsa: Societé Generale calcula que una salida "ordenada" de Grecia podría hacer caer al Eurostoxx hasta un 10%. Si es "desordenada" los recortes podrían llegar al 50% y las empresas de la eurozona verían caer sus ingresos al menos durante dos años. Y por ejemplo en el crecimiento: Goldman Sachs asegura que si Grecia sale unilateralmente del euro y reintroduce el dracma, el PIB de la eurozona podría reducirse hasta dos puntos porcentuales incluso con contra-medidas sustanciales por parte de los gobiernos. 

Aunque no todo es Grecia:  Matthew Lynn, de Strategy Economics, daba en MarketWatch 6 motivos por los que España saldrá antes del Euro. Leedlo, no seáis vagos. Aunque por si acaso os lo resumo: porque España es demasiado grande para ser rescatada, y porque tampoco quiere ser rescatada. Entre otras cosas, porque ya estamos hartos de la austeridad. Veremos.

Si eres de los que puedes plantearte el viaje,
te juro que no te odio (demasiado)
Así que el que quiera ir a EEUU que no se espere mucho. Y más aún si lo que te apetece es NY y eres un glotoncete fan de la comida y bebida en plan supersize: Michael Bloomberg (o "Nanny Bloomberg", como le llaman por adoptar medidas que afectan a la libertad de los ciudadanos con la excusa de que es por su bien) quiere prohibir la venta de bebidas azucaradas de tamaño extra grande en Nueva York.

Al alcalde no le gusta que los neoyorkinos consuman azúcar a lo bestia y quiere que no se pueda vender refrescos, bebidas energéticas o tés con alto contenido en azúcar de más de medio litro en puestos callejeros, 'delis', cines, estadios deportivos y restaurantes. El que quiera beber de un cubo tendrá que conformarse con agua, zumos o bebidas light. 

Si eres de los que no puedes plantearte el viaje,
te juro que no intento aumentar tu nivel de frustración
Bloomberg tiene en mente que la mitad de los habitantes de Nueva York tiene sobrepeso o es obesa, y que según datos municipales un tercio de los neoyorkinos toma cada día una o más de esas bebidas azucaradas gigantes. Los comerciantes afectados y la Asociación Neoyorquina de Fabricantes de Refrescos consideran que la solución no es prohibirlas, y muchos americanos, tan celosos de sus libertades, están de acuerdo. 

Hacedme caso: NO BUSQUÉIS "obeso" en google imágenes
Vinculada con problemas cardiovasculares, diabetes, cáncer, y trastornos del sueño, la gordura extrema se hace fuerte en Nueva York, y en EEUU, a pesar de que precisamente esa es una de las causas favoritas de Michele Obama. La primera dama lucha contra la obesidad (de los estadounidenses, porque ella está estupenda), que obviamente es un problema serio en EEUU, donde los altísimos niveles (2,4 millones de adultos obesos en todo el país en 2010, y un 35% de los niños) casi llegan a la categoría de epidemia si hablamos de afroamericanos y latinos.

No es una cuestión sólo de azúcar, sino de educación y hábitos alimentarios. El cocinero Jamie Oliver participó en un programa de la ABC para intentar mejorar la alimentación en EEUU y se sorprendió cuando vio que los niños norteamericanos no eran capaces de reconocer un tomate. 

Si cree que eso son patatas, tampoco sabe 
de qué están hechas las "fries"

El que no es la rubia es el Dr Thomas Farley,
Health Commissioner de New York City
Pero mientras unos apuestan por la educación, otros prefieren regular en consumo de azúcar igual que se regulan otras sustancias que perjudican la salud como el alcohol o el tabaco. La iniciativa del alcalde Bloomberg es pionera y polémica, pero recordemos que California ya prohibió las máquinas expendedoras de refrescos en los colegios y cambió los contenidos por frutas y lácteos... marcando una tendencia a la que después se unieron otras escuelas por todo el país.

En fin, que los tripones aún tienen tiempo, ya que antes de que sea efectiva prohibición hay que votarla: lo hará este mes el concejo municipal de Salud y, de ser aprobada, entraría en vigor en marzo de 2013. Tenéis nueve meses (o hasta que se rompa el euro).

2 comentarios:

Efe Morningstar dijo...

O sea, que si nos damos prisa aún podemos ponernos gordos en USA. Es un mensaje muy confuso, ¡no compro!

Belén García Francoy dijo...

^^ Nonono, aún podemos ELEGIR no ponernos gordos en USA. Que es distinto.