jueves, 3 de mayo de 2012

Empleo sumergido, pleno empleo, wishful thinking

Mi compañero de Business TV Carlos Alameda habló hace unos días con Joaquín Nieto. El experto de la Organización Internacional del Trabajo decía que la economía necesita que ese trabajo sumergido emerja, pero siempre hablaba de "reducirlo", no de "eliminarlo".


El empleo sumergido es un fenómeno global. Normal, si pensamos que en el mundo hay 200 millones de desempleados... y dentro de ellos 75 millones de jóvenes que buscan trabajo y no lo encuentran. Carne de cañón para el empleo irregular que en España supone, según los Técnicos de Hacienda, 82.486 millones de euros.

4.744.235, camino de los seis millones
Oriente Medio y el Norte de África son las zonas donde más desempleo hay, un 22%, el África Subsahariana está en el 17%, el continente americano en el 12, Europa en el 11, la antigua URSS en un 7% y Asia en el 5%. De cada tres parados europeos, uno es español: aquí el paro su supera el 24% y Arturo Fernández, vicepresidente de la CEOE, dice que a finales de año rondaremos los seis millones de parados "con o sin reforma laboral". O sea, lejos del 5% de paro que es el límite que los economistas marcan para diferenciar el pleno empleo de lo que no lo es. Se supone que el movimiento natural, las suspensiones o aplazamientos de los trabajos y las jubilaciones hacen que sea virtualmente imposible alcanzar una tasa menor.

"No te quejes, ¡al menos tú tienes trabajo!"
Pero ojo, que un nivel de paro similar significa lo mismo en países diferentes, ni un nivel bajo de paro es sinónimo de una economía saludable. De hecho, según un estudio de Gallup, sólo una minoría de los países con bajas tasas de paro tiene una economía saludable con muchos empleos de clase media. Y es que, por ejemplo, la agricultura de subsistencia se cuenta como empleo. Por ejemplo, tres de los países con menor tasa de paro son fijos de la parte baja de la tabla de PIB mundial. Y es que el pleno empleo no sólo es escurridizo, sino también tramposo.

Traduzco y resumo lo que dicen los chicos de Fox Business (bueno, lo que han anarroseado de los de 247wallst):

Japón sigue en pleno empleo, a pesar del golpe que recibió su economía en forma de terremoto y tsunami. Las cuentas de Montenegro se basan en el aluminio y las exportaciones... lo mismo que mantiene a Taiwan con un paro inexistente desde los años 50. En Austria, que ocupa el puesto 35 del mundo en cuanto a PIB, la tasa de paro está por debajo del 5% desde 2006, y es la menor dentro de la UE... pero no es lo normal en ese "top nine".

Muchos de estos países tienen poco paro, sí, pero también un bajo porcentaje de población empleada por cuenta ajena. Y es que la agricultura de subsistencia, importantísima en zonas como China, Tailandia y Vietnam, cuenta como mano de obra ocupada. En China, entre el 30% y el 39% de la población trabaja para otro a tiempo completo y en Vietnam y Tailandia el rango es entre el 20% y el 29%, mientras en la mayoría de países con baja tasa de paro, más de la mitad de la población trabaja para otro.

Y luego están las cifras manipuladas artificialmente: en Bielorrusia, por ejemplo, con su crecimiento del PIB por encima de la media, todo el que pide el subsidio por desempleo debe apuntarse a un proyecto de trabajo público... con lo que deja de estar dempleado. El noveno país sin paro es su vecino Ucrania, que según la CIA tiene un buen número de trabajadores, con empleo o no, sin registrar.

Y como yo soy muy fan de los finales felices, aunque sean difíciles, aquí os dejo esto:

Wishful thinking

ACTUALIZO de buena mañana con un dato positivo, aunque estacional (efecto Semana Santa): 6.623 parados menos en abril. 

No hay comentarios: