jueves, 31 de mayo de 2012

Muertos, faldas cortas y pintalabios

Mi compañero de la tele Antonio Pérez Lobato me dijo ayer: "¿Has visto lo del Indicador de los Cadáveres Sin Reclamar en el Business Insider?" Y yo: "No..." Y él: "Te lo voy a pasar para tu blog". Y me lo pasó. Y a él tenéis que agradecerle que hoy deje aparcado el drama de la economía española por un tema tropical.

Hacedme caso: NO BUSQUÉIS "morgue" en google imágenes
Básicamente, el Indicador de los Cadáveres Sin Reclamar se basa en que, cuando la economía va MUY mal, la gente deja de reclamar los cuerpos de sus seres queridos para no tenerse que hacer cargo de los costes funerarios. Business Insider asegura que en 2009, cuando en lo peor de la crisis financiera el número de trabajadores no agrícolas ocupados caía en más de medio millón al mes, el Detroit se produjo un aumento significativo de los cadáveres sin reclamar, y durante un periodo de dos meses el Estado se tuvo que gastar en enterramientos el doble que el año anterior.

Espeluznante, me encanta.

El rojo ruso de Mac: un clásico instantáneo
que tiene hasta una cantante con su nombre
Los indicadores económicos son estadísticas o cifras que dan una idea aproximada de la marcha de la economía, y los hay más serios (IPC, PIB, tasa de paro) y los hay más monos. A casi todo el mundo le suena que las barras de labios rojas son sinónimo de crisis (pequeños lujos asequibles cuando renunciamos a otros mayores), aunque no todos saben que también lo son los tacones de vértigo (pies sexis = no pensar en la dichosa crisis). O que las corbatas adelgazan durante los malos tiempos y se hacen más llamativas cuando empieza la recuperación (mala señal que las corbatas finitas abunden más que las cantosas, ¿no?). 

No se trata de "predecir" tanto como de "reflejar", y va en serio que hay economistas que han establecido paralelismos entre zapatos, corbatas, faldas y economía. En febrero hicimos un análisis sobre lo que se había visto en la semana de la moda de Londres (que estaba en marcha) y en la de Nueva York (que acababa de terminar) porque el largo de la falda es otro. Se supone que las faldas cortas son indicativo de mejoras en la economía, que a más centímetros de pierna, mayor bonanza. Lo descubrió el economista George Taylor, profesor de Wharton, en los años 20 del siglo pasado. 

Lesley Lawson, experta en minifaldas
El índice Hemline mide el largo de la falda como porcentaje de lo que va de la cintura al suelo: cuanto más corta la falda, más alto le índice. Y según la última Semana de la Moda de NY, la coyuntura pinta mejor que el año pasado. No eran microminis, pero eh, eran sustancialmente más cortas. La media en 2012 es 44,38, más alta que el 35,04 de la temporada Otoño-Invierno de las colecciones de 2011. En fin, que no sé si funcionará pero me acuerdo de las larguísimas faldas que se llevaban durante la crisis financiera en 2008 y las maxi faldas que coincidieron con el miedo al double dip en el otoño-invierno de 2010.

"Lo mejor del Sports Illustrated Swimsuit Cover
Indicator es que salen tetas" Sí, concretamente dos
Business Insider ha recopilado 32 de los indicadores más rarunos, locos y asquerosos. De algunos de ellos ya hablamos en mi programa (Business Connection, en Business TV o  aquí de lunes a viernes 19:30 a 22h). Por ejemplo, este año la Superbowl se la ha llevado Nueva York. Como equipo de la NFC, su victoria significa, según el Super Bowl Indicator, que Wall Street va a cerrar el año con ganancias. También comentamos que si la modelo elegida para la portada del especial de bañadores de Sports Illustrated es americana, el S&P 500 batirá récords (la del año pasado era rusa -ver foto- y la de este año, Kate Upton, de Michigan). Y que el año del dragón del horóscopo chino es el mejor para invertir, que cuanto más fácil es conseguir un descuento al comprar un coche usado peor está la coyuntura y cuantas más aspirinas (y menos pañales) se venden, más duros son los tiempos. 

El repor de Business Insider (que es un poco como lo que hicimos nosotros pero con putas y casinos) habla también de baked beans, de cocodrilos o de ropa interior masculina: preveo hombres usando la crisis como excusa para ser un desastre.

7 comentarios:

Efe Morningstar dijo...

A mí todo esto de usar medidores extraños para evaluar la bondad económica del momento me parece interesantísimo y lo que es peor, más atinado que el manipuladísimo IPC.

Angie Strings dijo...

A ver, a ver: si con un buen escote, piernas largas y faldas cortas se puede salir de la crisis es absolutamente necesario que nos contraten, a mí y a mis colegas, en el Banco de España. Como no hablas de la ropa interior, supongo que dará igual que unas usen tangas (que serán anticrisis) o braga-fajas (que dan mucha estabilidad). Nosotras tenemos de todo.

Y estoy con Efe en que son indicadores muy fiables: están directamente ligados al alma del ser humano y no al ansia del especulador.

Belén García Francoy dijo...

Efe, contesta como funcionario: ¿desde que os bajaron el sueldo te compras menos calzoncillos?

Angie, me encanta la teoría de los tangas y las braja-fajas. Y más aún el por qué son más fiables que otros. Grande.

Por cierto, hay un indicador que dice que cuanto más buenas están las camareras peor van las cosas. ¿Qué dice eso del alma humana?

Angie Strings dijo...

Belén: está clarísimo, cuanta más hambre hay más apetitoso parece todo. Es aquello de para el hambre no hay pan duro, o a partir de las tercera copa todas las tías están buenas. Las más cercanas en esos casos a los tíos muertos de hambre son las camareras.

Belén García Francoy dijo...

XDDD La idea es que, en tiempos de bonanza, los pibones consiguen mejores curros, pero vete a saber...

Efe Morningstar dijo...

Yo hace un año que voy comando, esto es así.

Belén García Francoy dijo...

Has commentado dos veces, ¡la estrategia de las tetas funciona!